El cau

Hoy quiero compartir con vosotros un espacio acogedor y estimulante en el que las familias con niños pequeños pueden jugar libremente, sentir, descubrir, experimentar, aprender, imaginar, crear, expresarse, relacionarse y, sobretodo, divertirse.

Se trata de El cau, un espacio de juego libre que invita a saltar, subir, bajar, arrastrarse o transformarlo con la imaginación. Ofrecen materiales que generan juego espontáneo y natural, dejan que los niños jueguen libremente y, si lo necesitan, un adulto les acompaña y les propone maneras de jugar.

Como pedagoga me gustaría destacar que el juego libre es la mejor extraescolar que puede haber, la más educativa y la que mejor prepara para la vida adulta. Para la infancia es tan importante como comer o respirar; enseña, mejora la autoestima, es creativo, transmite valores, socializa, fomenta el autocontrol, fija los aprendizajes, favorece la comunicación, da agilidad y habilidades. Jugar es aprender y jugando se aprende todo. No necesitan un montón de juguetes, sino objetos que despierten interés y ganas de jugar, porque el objetivo del niño no es el juguete en sí, sino el juego, y que se relacionen entre iguales para que sobreviva el espíritu infantil de siempre.

Cuando yo era pequeña salía de la escuela, merendaba y jugaba en la calle con amigos y vecinos hasta la hora de hacer los deberes y cenar. Hoy en día, la mayoría de niños salen del cole y meriendan corriendo mientras se cambian de ropa o de mochila para ir a hacer deporte o la extraescolar que hagan. Por favor, ya tendrán tiempo de vivir estresados, que la infancia solo se vive una vez y no hay necesidad de vivir como adultos en cuerpos pequeños, empachados de información y actividad, con dificultades para concentrarse, incapaces de disfrutar el momento y preocupados por la próxima novedad… No es bueno que los niños crezcan absolutamente planificados y dirigidos por adultos continuamente; sin querer (o no), les estamos privando de aburrimiento, de capacidad de decisión, de creatividad, de inventar o descubrir, de autorregularse o resolver sus problemas por ellos mismos.

Gracias al juego libre los niños aprenden de forma natural a superar la frustración sin agresividad, a dilatar la gratificación, a relacionarse sin que los demás les complazcan siempre sus caprichos… Ojalá todos diéramos más importancia a la infancia, una etapa corta pero decisiva para una sana evolución hacia la edad adulta.

Solo puedo estar agradecida porque existan iniciativas como El cau, espacios acogedores donde padres e hijos, abuelos y nietos pueden disfrutar y volver a ser niños a través del juego.

¡Feliz fin de semana!

Anuncios

GRIMM’S

Hoy quiero hablar de una marca que me encanta. Se trata de GRIMM’S, una empresa alemana de juguetes de madera cuyo diseño está pensado especialmente para el desarrollo de la creatividad de los niños.

grimms_p-dagogik

Todas las piezas son de diferentes formas y colores, fomentan el juego imaginativo y están elaboradas de forma sostenible, con madera natural de alta calidad y colores a base de aceites vegetales. Juguetes expresivos, cálidos y con un aroma natural que los hace únicos.

Aquí os dejo algunas fotos de sus productos. Me los compraría todos…

¡Feliz fin de semana!

03071_abc_lernfiguren_st1

10700_10760_kl_regenbogen

09316_10670_10686_10175_10176_bauen_st1

 

10700_mtl_regenbogen_v11

 

10880_bauhaus_st457c58d0403923

10700_mtl_regenbogen_v10

42100_kleine_stufenzaehlstaebe_st1

10720_wasser_v8

42320_rechnen_farben_st1

10720_wasser_v13

42320_rechnen_farben_st3

10214_romanischer_baukasten_v5

944286_572933399414715_1297934773_n

10740_gr_erde_v10

07312_07314_07316_07317_07318_st1

Nido de Guastalla

Hoy quiero compartir con vosotros un proyecto pedagógico y arquitectónico que vale la pena que conozcáis. Se trata del Nido de Guastalla, un centro de primera infancia (0-6 años), diseñado por el arquitecto Mario Cucinella.

6 Settembre 2015

El edificio, con forma de ballena de Pinocho tiene capacidad para 120 niños y se encuentra en la provincia de Reggio Emilia, Italia, y fue inaugurado el 19 de septiembre.

Ecológico, sostenible y totalmente integrado en la naturaleza, este proyecto fue creado para reemplazar las estructuras que destruyó un terremoto en 2012.

6 Settembre 2015

El Nido de Guastalla se caracteriza por la utilización de materiales naturales y soluciones técnicas sostenibles: aislamiento térmico y acústico, distribución de superficies transparentes para aprovechar la luz natural, sistemas de recogida de agua de lluvia, sistema fotovoltaico para reducir al mínimo el uso de sistemas mecánicos y satisfacer las necesidades de energía del edificio, etc.

Todas estas características forman parte de un proyecto arquitectónico que ha tenido en cuenta el proyecto pedagógico que se desarrollará allí. Un espacio creativo al servicio de los niños y sus características evolutivas, un lugar en el que será agradable construir su propio aprendizaje.

Sin duda, un lugar que como pedagoga me encantaría visitar.

¡Feliz semana!

6 Settembre 2015

6 Settembre 2015

6 Settembre 2015

6 Settembre 2015