El cau

Hoy quiero compartir con vosotros un espacio acogedor y estimulante en el que las familias con niños pequeños pueden jugar libremente, sentir, descubrir, experimentar, aprender, imaginar, crear, expresarse, relacionarse y, sobretodo, divertirse.

Se trata de El cau, un espacio de juego libre que invita a saltar, subir, bajar, arrastrarse o transformarlo con la imaginación. Ofrecen materiales que generan juego espontáneo y natural, dejan que los niños jueguen libremente y, si lo necesitan, un adulto les acompaña y les propone maneras de jugar.

Como pedagoga me gustaría destacar que el juego libre es la mejor extraescolar que puede haber, la más educativa y la que mejor prepara para la vida adulta. Para la infancia es tan importante como comer o respirar; enseña, mejora la autoestima, es creativo, transmite valores, socializa, fomenta el autocontrol, fija los aprendizajes, favorece la comunicación, da agilidad y habilidades. Jugar es aprender y jugando se aprende todo. No necesitan un montón de juguetes, sino objetos que despierten interés y ganas de jugar, porque el objetivo del niño no es el juguete en sí, sino el juego, y que se relacionen entre iguales para que sobreviva el espíritu infantil de siempre.

Cuando yo era pequeña salía de la escuela, merendaba y jugaba en la calle con amigos y vecinos hasta la hora de hacer los deberes y cenar. Hoy en día, la mayoría de niños salen del cole y meriendan corriendo mientras se cambian de ropa o de mochila para ir a hacer deporte o la extraescolar que hagan. Por favor, ya tendrán tiempo de vivir estresados, que la infancia solo se vive una vez y no hay necesidad de vivir como adultos en cuerpos pequeños, empachados de información y actividad, con dificultades para concentrarse, incapaces de disfrutar el momento y preocupados por la próxima novedad… No es bueno que los niños crezcan absolutamente planificados y dirigidos por adultos continuamente; sin querer (o no), les estamos privando de aburrimiento, de capacidad de decisión, de creatividad, de inventar o descubrir, de autorregularse o resolver sus problemas por ellos mismos.

Gracias al juego libre los niños aprenden de forma natural a superar la frustración sin agresividad, a dilatar la gratificación, a relacionarse sin que los demás les complazcan siempre sus caprichos… Ojalá todos diéramos más importancia a la infancia, una etapa corta pero decisiva para una sana evolución hacia la edad adulta.

Solo puedo estar agradecida porque existan iniciativas como El cau, espacios acogedores donde padres e hijos, abuelos y nietos pueden disfrutar y volver a ser niños a través del juego.

¡Feliz fin de semana!

Anuncios

La Donutería

Hoy os traigo una entrada muy dulce. Se tata de La Donutería, un lugar que descubrí hace poco y que ha reinventado el concepto de donut.

12273621_497573087080632_340680027983714718_o

Obrador a la vista, elaboran donuts artesanalmente con ingredientes naturales, ofreciendo diariamente diferentes propuestas de sabores. Allí podemos encontrar el clásico donut de vainilla, donuts rellenos de frutas, chocolate, crema, cuajada…, o donuts salados.

20121604_804083806429557_4869425815894282223_o

Detrás de La Donutería está Richard, estadounidense cuya carrera como pastelero le llevó a trabajar en Nueva York, San Francisco, Asia y el Caribe. Llegó a Barcelona en 2007 y se enamoró de la ciudad, de su cultura y de su comida. Trabajó en la cocina del Mandarin Oriental y en la Pastelería Escribà hasta que, en 2014, inauguró La Donutería.

Si tenéis ocasión de visitar Barcelona, probad sus donuts, os encantarán.

¡Feliz fin de semana!

17880769_746912785479993_1047583585873217832_o

17436084_733520636819208_8884054000076587249_o

14310288_625122670992339_3787168805868101239_o

17492813_734543150050290_1296410128338835481_o

12376650_547421505429123_8409691685568538446_n

15995096_696809363823669_6110818464205313900_o

Hidràulica

Hoy quiero hablaros de Hidràulica, una empresa barcelonesa que convierte en formato de joya uno de los elementos arquitectónicos más característicos del Modernismo: el pavimento hidráulico.

Con acabados de alta calidad, plata de ley y minibaldosas reales, crean un producto para los amantes del arte, el modernismo, la joyería y la arquitectura.

A continuación os dejo unas cuantas fotos de algunos de sus productos y un vídeo para que podáis ver el proceso de fabricación. Espero que os gusten tanto como a mí.

¡Feliz fin de semana!

12139990_1148931395136339_3257307027291675249_o

19424102_1727912233904916_7275468246236681391_n

10862444_1146346615394817_1055215530750205798_o

11053145_1156400551056090_4450155142321709974_o

18671338_1688599181169555_8911281824221357734_o

Casa Gispert

Hoy quiero hablaros de una de las empresas de alimentación más antiguas de Barcelona. Se trata de la Casa Gispert, una tienda que tuesta frutos secos en horno de leña y vende productos coloniales desde 1851.

18620746_335139530239213_2598552459512844868_o

Está situada en el centro de la ciudad, al lado de la basílica de Santa Maria del Mar, y allí podemos encontrar frutos secos, frutos desecados, café, té, cacao, especias como la vainilla, la canela o el azafrán, aceite de oliva virgen extra, vinagre, chocolates, turrones, miel, mermeladas, vinos…, entre otros productos artesanos y de gran calidad.

La especialidad de Casa Gispert siempre ha sido la misma: tostar frutos secos en horno de leña desde 1851. Dentro del horno, el fuego está a un lado de modo que la llama nunca llega a contactar con el producto y el tiempo de tostado se alarga. Al final, el sabor no es solo de tostado sino que adquiere también notas ahumadas. Utilizando solo leña de encina, tuestan almendras, avellanas, pistachos, cacahuetes, nueces de macadamia, anacardos…, 65kg cada vez, siguiendo el ritual de un proceso centenario.

Si visitáis Barcelona, no os perdáis la Casa Gispert. Espero que os guste tanto como a mí.

¡Feliz fin de semana!

14468244_207450509674783_6402233669200848868_o

14424687_206891303064037_2890232371349910032_o

18403868_330152797404553_3040431265956615411_o

14444726_207467296339771_4050245589911411650_o

14362555_206891409730693_8741049608209648588_o

Cerabella

Hoy quiero hablaros de Cerabella, una empresa fabricante de velas con más de 150 años de historia y cinco generaciones dedicadas al oficio de la cerería.

La historia de Cerabella comenzó en 1862, cuando Francesca Abella, una mujer del Pallars, dejó su pueblo y montó un pequeño obrador de cirios en el barrio del Raval de Barcelona, en una época en que la luz del sol se usaba para blanquear la cera y las velas iluminaban las noches. Con la modernización y el uso generalizado de la bombilla eléctrica, también se transformó la manera de entender el oficio de la cerería, que tuvo que reinventarse para convertir la fabricación manual de las velas en una creación constante de formas, perfumes, colores y usos.

Citronella-Coloured-Candle

Actualmente, Cerabella ofrece un amplio y variado catálogo, además de realizar velas a medida: proyectan y diseñan las piezas, realizan fórmulas individualizadas de la composición de ceras y controles de calidad y combustión, elaboran colores a medida, asesoran sobre los perfumes y crean nuevas fragancias, personalizan modelos estándar, materializan ideas de los clientes y crean piezas únicas. Asimismo, ofrecen servicio de grabados, relieves, grafías sobre esmaltes, grafismo sobre cera, serigrafía sobre cristal, impresión sobre metal, etiquetaje y packaging personalizado, incrustaciones y oclusiones en cera.

A continuación podéis ver algunas de sus preciosas creaciones, ejemplos de la evolución constante de este oficio que aún hoy se mantiene vivo.

¡Feliz verbena de San Juan!

Antorchas-Pop

cerabella-candles

cactus

Velas-numeros-de-cumpleanos

Refreshing-perfumed-vegetal-candles

Citronella-candle

retro-bougie

vela-natural

luxury-candle

Wax-sculpture

Origami-candles

Espelma-galet

vintage-velas

vela-decorativa

cire-nature